English version
logo 50 aniversario Muñoz Montañés

ACTUALICE SUS
CONOCIMIENTOS Y
CONTÁCTENOS SI
ES NECESARIO 

logo_iconos

CONSIDERACIONES SOBRE EL CONCEPTO DE SUSTRACCIÓN A LA VIGILANCIA ADUANERA

 

El Código Aduanero Comunitario 2913/1992 establece que: la sustracción a la vigilancia aduanera de una mercancía dará lugar a la deuda aduanera (pago de los derechos de importación). Se interpreta como “sustracción” el incumplimiento de determinadas obligaciones/condiciones previstas en la normativa respecto a la introducción de mercancías en el territorio aduanero, siendo responsables y obligados al pago de los derechos aquellos que participan a sabiendas de que se está incumpliendo algún requisito, y aquellos que directamente ejecutan el incumplimiento.

 

Ejemplos de incumplimiento de obligaciones/condiciones pueden ser: facilitar informaciones erróneas o falsas sobre la mercancía en cuanto a su número, volumen, peso y/o valor, no posicionar un contenedor para revisión incumpliendo una instrucción de la Aduana.

 

En caso de “sustracción a la vigilancia aduanera” la deuda surge como consecuencia de la irregularidad cometida y con la finalidad de evitar que las mercancías que han “entrado” de forma irregular en los países de la UE, acaben comercializándose sin haber pagado los derechos de aduana, tal y como ha pronunciado el TJUE en diversas sentencias.

 

Si el hecho imponible es la introducción de una mercancía en el territorio aduanero de forma regular o irregular, nos preguntamos ¿qué ocurre cuando se ha producido alguna irregularidad con respecto a una mercancía que no tiene como destino un país comunitario, sino que ha sido despachada en un tercer Estado?

 

Esto puede ocurrir, por ejemplo, con la mercancía en trasbordo. Ver al respecto la STJUE 6 de septiembre de 2012,C-262/10 sobre la extinción de la deuda por incumplimiento sin consecuencias relevantes para el correcto funcionamiento de los regímenes aduaneros

 

En tal supuesto, nuestras autoridades entienden que se ha producido una sustracción a la vigilancia aduanera y, por tanto, proceden a liquidar los derechos de importación e IVA sobre la mercancía, por el solo hecho del incumplimiento.

 

Entendemos que lo que están haciendo las Autoridades Aduaneras es sancionar una irregularidad, dado que no existe hecho imponible al no haberse introducido en territorio comunitario ninguna mercancía.

 

Sin embargo, bajo nuestro punto de vista, no procedería liquidar, ni el pago de derechos de importación, ni el IVA, cuando pese a haberse cometido alguna irregularidad, se acredita frente a las autoridades aduaneras de la UE, que la mercancía ha sido despachada en un país tercero, y no ha existido ninguna intención o ánimo de defraudar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aviso Legal